domingo, 10 de diciembre de 2017

las tres virtudes del escritor

Pepe:

me dice una amiga (habría que intentar cambiar la palabra "amigo/amiga", con un género neutro o que abarque los dos géneros gramaticales, el masculino y el femenino. Poner "una amistad" queda raro, porque parece una palabra no marcada por el afecto, como no está marcada por el sexo tantos plurales que en gramática son masculinos. Lo digo porque si uno dice un amigo, nadie piensa mal, pero sí dices una amiga, algunos sí piensan mal, y yo también) que me va a dar algo.

Me deja en el misterio.

¿Será la flor de los tres deseos que debe tener un escritor?

1 Verlo todo cómo lo veía el diablo cojuelo

2 Tener la claridad mental del licenciado Vidrieras, para comprender lo que se ve.

3 Escribir como si nadie fuese a leerte. Sobra el lastre de los trucos, el disimulo del hombre en sociedad, y como tú eres tu único lector, o te ríes con lo que escribes o estás perdiendo el tiempo...

Perdiendo el tiempo... Esto creo que es una canción. Hoy mientras bajaba caminando recordaba boleros. Todo lo que tiene que saber un poeta está en los boleros. Tenemos que oír más boleros, y hacerlos. Ahora sé lo que podemos hacer con Rimbaud. Convertir la temporada en el infierno en letras de Bolero. Juan Royo creo que sabe música, él escribió una ópera. Hay que llamarlo.

Yo lo de llamar me cuesta. Pero el hombre no acertó en la novela del carnaval. El carnaval apoteósico está en su novela anterior, la del improvisado título.
Dejé en el primer tramo la de Ignacio Gaspar. Amigo, eso es una montaña, una montaña escarpada. Sólo una mujer que tú sabes es capaz de desenvolverse con soltura por los veriles de los ricos. Yo me estoy preparando. Es como un mandato divino. (No tanto, pero por ahí va.)

Una vez me dijiste que me desenvuelvo bien en el caos, que veo el orden que tiene el caos. No sé cómo pero es así. Me pasa con esta máquina cíber. No me aclaro nada pero me desenvuelvo.

Facebook se ha vuelto estrecho. Es como si todo se juntara, un caos, y no sé cómo pero lo ordeno. Aunque a veces lo desordeno y Alba Sabina me retira la amistad.

Lo que tengo que ordenar también es la bombilla del patio. La tengo fundida.

El que sí enciende  es el genio del cuenco de cristal. Nos vamos aclarando.

Chito



sábado, 9 de diciembre de 2017

Pulir la mierda

Fui a Ibrahim, por la calle vacía, noche sin luna, pensando en Ester Illa. Reprocha que me haya bebido la botella de vino. No sé qué quiere que haga. Solo en casa, con la botella de vino. Y ahora sin botella de vino.

La verdad y la mentira
se fueron a casar...
quedó viuda la mentira
y la verdad para enterrar.
El amor y el odio
se fueron a casar,
madrina fue la guerra
y testigo la paz.
En la fiesta de boda
quiso bailar
las ganas de comer
con ganas de cagar.
Con botella vacía
yo no pude ir
a ninguna boda,
qué triste sentir.
Me paso la noche
mirando la calle,
botella vacía,
y no pasa nadie.
Ni mentira llorando
la verdad difunta
ni odio cantando
a la marabunta.
Y no viene a verme
ni una triste guerra,
esa se va
do están la perras.
Tengo sexo escaso
y tengo poco seso.
La verdad difunta
en tumba de yeso
no abre la boca
porque la botella
ya no tiene vino,
ay qué destino,
y aquí, amigo Pepe,
acabo esta loba
y mañana bajo
a la recova
a comprar botella
por si viene Illa
con la pata coja.


Chito






















qué tris

viernes, 1 de diciembre de 2017

Amazona

Chito:
ninguna madre quiere saber de verdad cómo es su hijo
empezando x la mía
Reconocerlo sería reconocerse
y no hay espejo más cruel que ése


El dolor q siente una madre al comprobar que su hijo será tan feo como ella
apenas compensa el reconocimiento de todo lo hermoso q tb heredará
No hay términos medios en una madre:
mi hijo es todo; lo demás, nada


Maestro, mi error ante todo esto es creer que la vida sigue
pudiendo ser otra cosa que rutina y muerte
En el fondo pienso q todos son más fuertes que yo:

lucha de gigantes, convierte
el aire en gas natural
Un duelo salvaje, advierte
lo cerca que ando de entrar
En un mundo descomunal
siento mi fragilidad

Vaya pesadilla, corriendo
cn una bestia detrás
Dime que es mentira, todo
un sueño tonto y no más

Me da miedo la enormidad
donde nadie oye mi voz

jueves, 23 de noviembre de 2017

pregón

Pepe, si mañana bajo, no subo el sábado a oír a Belén Valiente.
El otro día estuve en el club de lectura adonde va mi hermana. Discutían la novela de Cecilia Domínguez. No gran cosa, según oí. Y el meollo, dijo uno, es lo mismo que cuenta la autora cubana Loynaz. Bueno, yo callado la boca. El próximo miércoles, la autora está allí. No te lo pierdas. La próxima a discutir es Noche de Piedra, de Alexis Ravelo. Ya la leí. Se deja leer, está bien hecha, personajes y narración. Un fallo le vi, en lo policial.
Más importancia tiene la novela de Ignacio Gaspar. Más importancia, no digo mejor lectura. No sé si hay crímenes, pero la vida es criminal en esa novela. Parece una pesadilla en la cabeza de un loco.
Bueno, y esta era para decirte que mañana no, pero el sábado si te apuntas vamos a oír poesía a La Laguna.
Guárdate bien.

martes, 7 de noviembre de 2017

Pepe:

retomo el blog porque aquí me expreso más desenvuelto. Corro el riesgo de alargarme, pero es lo que hay. Hoy rayos y lluvia. Aire limpio. Nada que ver con Bar España. Anoche leí un cuento de Fonseca. Una niña violada, y el padre y el tío hacen justicia. Vale la pena volver al brasileño. Nada de rodeos. Una amiga me habló de su tormento. No especificó, pero fue convincente. Ese tormento existe. Es el de todos nosotros. Conviene bajar a tierra y verlo de frente. Mi tormento es que no dejo de fumar, y el buen humo se me acabó. El wasap no funciona. Bueno, tormentos de andar por casa. Y el inevitable siempre: la soledad cósmica.
La fuente de la fuerza y de la debilidad, del valor y de la cobardía, del amor o del odio. Lo que sea, menos vivir a medias tintas. Las medias tintas desgastan. Las medias tintas en el sexo, en la amistad y en los negocios.
En lo sexual, qué fracaso, Pepe. No aparecen sino pájaros volando. Y llámame Bestia. Sobran las zalemas. En el amor, en la amistad y en el sexo.
En la amistad bien. Sé que si pido socorro, mis amigos acudirán a socorrerme. Y por mi parte lo mismo.
En los negocios mal. El amor y los negocios es un matrimonio indisoluble. Pascal se equivocó. Sin amor no hay buen negocio y sin buen negocio no hay buen amor. Apúntalo en el himno de PepeChito. Ay, amigo indisoluble, PepeChito está ligado a Nguyen como la lluvia a la tierra. Nosotros somos lluvia y ella es tierra. Sin ella, caemos al mar. Hacemos un servicio pero no un milagro.
Hay que encontrarla. Oigo su llamada.

Chito

y permite que de posdata
te dé un poco más de lata
pues un poema de Arroyo
me tiene envuelto en un pollo
de la tierra maragata.

Dice el insigne poeta que no es moneda de cambio la poesía.
Arroyo siempre dice lo opuesto a la verdad.
No todos logran esa hazaña del verbo.

martes, 31 de octubre de 2017

bar España

España es un bar de carretera
donde se viola a niños envueltos en banderas


en los pisos de arriba, juegan adultos y torturan
algún niño grita; algún niño muere


Dyos/ pieza de: VALIENTECIRCUNSTANCIA

curas y monjas entregan y protegen
custodian la mercancia

España es un bar de carretera
donde se viola a niños
envueltos en banderas
 
 
Chito, no hay ficción q valga
 
(pincha en los enlaces)
 

miércoles, 18 de octubre de 2017

deme Dios la fuerza
para tumbar al enemigo
en la pelea
y a mi amiga
en el lecho,
y si no me da la fuerza
el enemigo riegue el huerto
con mi sangre
y mi amiga
busque otro hombre.

Chito